Horario
Lun
10:00 - 12:30 / 16:30 - 20:30
Mar
10:00 - 13:30
Mie
16:30 - 21:00
Jue
10:00 - 13:30
Vie
Tel. 917 238 248

CUIDADOS HABITUALES EN EL POSTPARTO

SI HAY PUNTOS SE LAVARAN 2 VECES AL DIA CON AGUA CON SAL O CON SUERO FISIOLOGICO HASTA LOS 5-7 DIAS POSTPARTO.

EN LOS PRIMEROS DIAS DESPUES DEL PARTO ES CONVENIENTE LLEVAR UNA FAJA POSPARTO PARA SUJETAR MEJOR EL ABDOMEN.

COMO ANALGESICOS PARA LOS PUNTOS SE PUEDE TOMAR PARACETAMOL

SI VA A DAR DE MAMAR ES IMPORTANTE QUE UNA VEZ QUE SUBA LA LECHE, Y DURANTE LOS PRIMEROS DIAS, VACIAR EL PECHO SI SE QUEDA DURO DESPUES DE LAS TOMAS.

PARA ELLO SE UTILIZARA UN SACALECHES MANUAL QUE SE PUEDE ADQUIRIR EN LAS FARMACIAS.

DESPUES SE LAVARA EL PECHO Y SE DARA UNA CREMA PARA LAS GRIETAS

CUANDO SE VAYA A RETIRAR LA LACTANCIA CONVIENE IR QUITANDO LAS TOMAS POCO A POCO Y SUSTITUYENDOLAS POR BIBERON.

APROXIMADAMENTE QUITAR UNA TOMA CADA 5-7 DIAS Y PROCURAR QUITAR TOMAS ALTERNATIVAMENTE.

ES RAZONABLE SEGUIR TOMANDO UN COMPLEJO VITAMINICO ADAPTADO A LA LACTANCIA MIENTRAS SE DA DE MAMAR

SI VA TODO NORMAL EN 2 O 3 SEMANAS SE PASARA POR LA CONSULTA PARA VER LA EVOLJUCIÓN DE LA CICATRIZ

LOS VÓMITOS EN EL EMBARAZO

Aproximadamente el 90 % de las mujeres embarazadas sufren náuseas y un 25% vómitos durante las primeras semanas de gestación. Aunque las náuseas pueden mantenerse hasta el final de la gestación, los vómitos suelen desaparecer en el primer trimestre.
Su origen se relaciona con el súbito aumento en sangre de ciertas hormonas, en concreto, de estrógenos y gonadotropina coriónica aunque no hay una teoría comprobada hasta el momento.
Suelen ser más frecuente por las mañanas en ayunas, aunque pueden ocurrir a cualquier hora del día, sobre todo cuando se siente hambre o cansancio y también pueden desencadenarse por el olor de algunos alimentos.
Para evitarlos o disminuir su incidencia se aconseja: Tomar un desayuno ligero y hacer varias comidas durante el día aunque de menos cantidad disminuyendo las grasas y aumentando los hidratos de carbono (pan, arroz, patatas, pasta frutas…) pero evitando los dulces
También hay que procurar rehidratarse tomando líquidos en poca cantidad y más bien fríos, en estos casos los refrescos de cola pueden venir bien una vez que se les quita el gas.

La mayoría de las mujeres con estas medidas aprenden a controlar sus náuseas, pero algunas necesitan tratamiento médico que los hay de probada efectividad y seguridad desde hace muchos años.
Cuando el cuadro no mejora y los vómitos y náuseas son intensos se produce lo que llamamos Hiperemesis gravídica. Este es un cuadro más serio y menos frecuente que puede llegar a provocar deshidratación, pérdida de peso y en los casos graves y no tratados incluso ciertos trastornos metabólicos. El primer paso en este caso es la rehidratación mediante sueroterapia intravenosa y la compensación de la falta de minerales si es necesario. Este tratamiento debe ser hospitalario y en el plazo de unos pocos días se suele volver a una situación de normalidad.

INFECCION POR ESTREPTOCOCO B

El estreptococo grupo B (o estreptococo agalactiae) es un microorganismo que en nuestro país se encuentra en un 8-10% de las mujeres a nivel vaginal o rectal.
Su reservorio “natural” en el ser humano es el recto y desde ahí puede colonizar la vagina.
Es raro que una colonización por estreptococo produzca un problema a la mujer. Sin embargo si la mujer está embarazada puede producirse una transmisión al bebé en el momento del parto.
Está comprobado que en el caso de colonización vaginal y/o rectal por estreptococo hasta un 45-50% de los recién nacidos van a estar contaminados por el estreptococo pero afortunadamente sólo un 1% de los mismos presentarán una infección grave.

Por ello es por lo que se suele realizar un cultivo vaginal y rectal en las últimas semanas del embarazo para estudiar si hay colonización por estreptococo en alguna de las dos localizaciones.
Es importante saberlo porque en caso de que se detecte, que ya hemos dicho que es en torno al 10%, se debe avisar al equipo que va a atender el parto para que durante la dilatación se instaure un tratamiento específico ( en general con antibióticos del grupo de las penicilinas si no es alérgica la madre).

Los datos de que disponemos en nuestro país indican que afortunadamente son muy pocos los casos que necesitan un ingreso y tratamiento por estreptococo entre los recién nacidos de nuestro país

MEDIDAS ENCAMINADAS A EVITAR LA INFECCIÓN POR TOXOPLASMA EN MUJERES EMBARAZADAS SERONEGATIVAS

Se aconseja seguir las siguientes medidas:

1.- Comer la carne siempre muy hecha, beber leche pasteurizada, no consumir huevos crudos o productos realizados con ellos, y tomar las verduras preferentemente cocidas.
el embutido siempre envasado, no de matanzas caseras.
Las verduras crudas bien lavadas con agua con unas gotas de lejía o amukine y después con un agua normal
2.- Lavarse las manos cuidadosamente después de haber manejado carne cruda o verduras.
3.- Si se posee un gato es aconsejable desprenderse de él durante el tiempo que dure el embarazo. Si ello no es posible, se recomienda manejar con guantes el recipiente donde realiza las deposiciones. En las zonas donde sea factible la esporulación de los ooquistes, como por ejemplo macetas o jardín, se utilizarán también guantes (tanto si se mantiene el gato, como si no, ya que los ooquistes pueden permanecer viables durante años). El hervido diario, durante cinco minutos, del recipiente de las deposiciones de gato, elimina la posibilidad de la esporulación de los ooquistes, impidiendo asi la diseminación y trasmisión del parásito.

 

CUÁNTO ENGORDAR DURANTE EL EMBARAZO

Durante el embarazo se producen una serie de cambios metabólicos en el organismo de la mujer que hace que aumente su peso en torno a 10 Kg.
Esta cifra como podemos suponer varía en función de las características de cada mujer y también del ambiente en que se desarrolla su vida. En países centroafricanos el aumento medio de peso no suele ser más de 6.5 Kg. mientras que en Norteamérica es cercano a los 13.5 Kg.
En nuestro ambiente lo normal es que el aumento razonable sea de entre 9 y 12 Kg. dependiendo de las características de cada mujer
A este aumento contribuyen el bebé, placenta, líquido amniótico y útero con unos entre 4 y 5 Kg. dependiendo del tamaño del bebé. Los aumentos de plasma sanguíneo y otros líquidos suma otros 3 Kg. y el aumento de los acúmulos grasos y crecimiento de las mamas otros 3-4 Kg.
Así debería ser en un embarazo normal. Por debajo de 6 Kg. de aumento o por encima de 13 habría que estudiar si hay algún problema metabólico o si se han cambiado anormalmente los hábitos dietéticos

MEDICAMENTOS EN EL EMBARAZO

La administración de medicamentos en el embarazo siempre produce reticencias ante la posibilidad de que pueda afectar al bebé. Esta situación es normal porque aunque las malformaciones tienen en general un origen multifactorial, la administración de medicamentos puede ser causa de las misma y por tanto una causa que se puede prevenir.

Esto aunque parezca contradictorio no significa que durante el embarazo no se puedan tomar medicamentos. De hecho a la hora de tomar un medicamento igual que si no estuviera embarazada lo que hay que valorar son los riesgos y beneficios de tomarlo o no.

Por ejemplo en la fase en que son mas frecuentes los cuadros  de gripe/catarros puede ser más perjudicial para el bebé  no tomar un antitérmico que tomarlo porque sabemos que una fiebre alta puede ser más perjudicial para un bebé que el hecho de tomar un antitérmico cada 6 u 8 horas que no va a tener efectos secundarios sobre la madre ni sobre el bebé.

Lo mismo podemos decir respecto a ciertos casos de hipertensión o infecciones durante el embarazo en cuyo caso es mejor tomar determinados antihipertensivos o  determinados antibióticos.

Por ello como norma general no se deben tomar medicamentos si no han sido prescritos por su médico, pero en caso de necesitarlos hay que consultarlo con su obstetra que es quien le indicará cual es la mejor solución y en su caso que medicación debe tomar.

A la hora de tomar un medicamento igual que si no estuviera embarazada lo que hay que valorar son los riesgos y beneficios de tomarlo o no

DEPORTE Y EMBARAZO

El ejercicio físico durante el embarazo es una de las preguntas que nos realizan con más frecuencia.

Hay que tener presente que cada embarazo es diferente para cada mujer, y que por tanto no será igual para todas las mujeres pero podemos decir que en general una mujer que no presente problemas médicos puede realizar actividad física durante el embarazo
Si antes del embarazo realizaba deporte habitualmente en general no habrá problema para que siga realizándolo aunque posiblemente necesitará adaptarlo a su situación disminuyendo la intensidad del ejercicio.

Si antes del embarazo no realizaba ejercicio y la mujer está sana y el embarazo cursa con normalidad tampoco hay problema para que realice ejercicio de forma regular. De hecho el embarazo que hace que la mujer se preocupe por llevar un estilo de vida más sano puede ser un incentivo para que las mujeres sedentarias dejen de serlo

En ambos casos los deportes más recomendados en el embarazo son: caminar, bicicleta estática, aerobic adaptado a embarazadas y natación . De ellos la natación es el que tiene menos riesgo de lesiones y más facilidad para no aumentar la temperatura siempre que el agua de la piscina esté a una temperatura adecuada. Por supuesto en la piscina no hay que entrar tirándose de cabeza, de pie o desde un trampolín .
Es importante al realizar deporte que la temperatura corporal no aumente más de medio grado centígrado. O sea, que el deporte debe realizarse a un ritmo más bajo que cuando no se está embarazada ya que el aumento de la temperatura corporal de la mujer puede perjudicar al embrión

No son aconsejables los deportes de lucha o de contacto o los que puedan suponer caídas o aquellos que supongan unos cambios de ritmo muy rapidos

SER MADRE A LOS 40 AÑOS

La vida actual en nuestro pais hace que muchas veces la decisión de tener un hijo sea después de los 40 años. Clásicamente estos embarazos se han considerado del alto riesgo pero hoy en día como cada vez vamos teniendo más experiencia en estos casos podemos decir  que aunque son embarazos que vigilamos con más detalle cursan en la mayoría de las ocasiones con normalidad.

Lo primero que hay que considerar de todas formas es que retrasar la maternidad hace que disminuya la fertilidad por dos razones:

  1. Una fisiológica que es que a partir de los 38 años el numero de ovulaciones es menor  y estadísticamente la probabilidad de quedarse embarazada es menor que en mujeres de menos de 38 años
  2. La segunda es que con los años aumenta el riesgo de haber sufrido proceso ginecológicos  ( infecciones en las trompas, quistes de ovario, endometriosis) que dificulten la concepción

En las mujeres de más de 40 años hay también más problemas durante el embarazo sobre todo dependiendo de lo saludable que haya sido previamente la vida de la mujer además del aumento estadístico del riesgo de alteraciones cromosómicas  (síndrome de Down) y que el embarazo supone una sobrecarga para el organismo de la mujer que puede aflorar problemas larvados de hipertensión o diabetes. Todo esto será comentado con el obstetra durante el embarazo

Para intentar disminuir la aparición de estas complicaciones conviene hacer una consulta preconcecpional con el ginecólogo  para estudiar los posibles factores de riesgo del embarazo y valorar cambios alimenticios o de costumbres antes de iniciar el embarazo y durante el mismo.

Una vez embarazada conviene ser constante en los controles que programe el obstetra tanto desde el punto de vista analítico como  ecográfico y de normas de vida.

 Por otra parte hay que considerar que la edad biológica de una mujer de 40 años hoy en día no es igual a la que tenían nuestras madres y abuelas y que si se ha llevado una vida saludable lo probable es que el embarazo vaya bien